El Universo
 
El Universo
Mis aficiones
Imagenes tesas D:
Enlaces de Interés
El Universo
 
A continuación encontrarás información acerca del espacio infinito en el que vivimos.

Imagen
Las galaxias son inmensas concentraciones de estrellas y nubes de gas y polvo. Una de las galaxias mas cercanas a la Tierra se encuentra a 2 millones de años luz de distancia (eso equivale a 2 millones de añoz viajando a la velocidad de la luz!)
 
El sistema Solar
imagen
Nuestro sistema solar consiste en una estrella mediana que llamamos el Sol y los planetas Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno, y Plutón. Incluye: los satélites de los planetas, numerosos cometas, asteroides, y meteoroides; y el medio interplanetario. El Sol es la fuente más rica de energía electromagnética (principalmente en forma de luz y calor) en el sistema solar. El vecino estelar conocido mas cercano al Sol es una estrella enana roja llamada Proxima Centauri, y está a una distancia de 4.3 años luz . El sistema solar entero, junto con las estrellas locales visibles en una noche clara, orbita en el centro de nuestra galaxia hogar, que es un disco espiral de 200 billones de estrellas al cual llamamos la Vía Láctea. La Vía Láctea tiene dos pequeñas galaxias orbitandose cercanamente, las cuales son visibles desde el hemisferio sureste. Éstas son llamadas la Nube Magallánica Mayor y la Nube Magallánica Menor. La galaxia grande más cercana es la Galaxia Andrómeda. Es una galaxia en espiral como la Vía Láctea pero es 4 veces mas densa y está a 2 millones de años luz de distancia. Nuestra galaxia, una de las billones de galaxias conocidas, está viajando a través del espacio intergaláctico.

Los planetas, muchos de los satélites de los planetas y los asteroides giran alrededor del Sol en la misma dirección, en órbitas casi circulares. Cuando se observa desde lo alto del polo norte del Sol, los planetas orbitan en una dirección contraria al movimiento de las manecillas del reloj. Los planetas orbitan al Sol en ó cerca del mismo plano, llamado el eclíptico. Plutón es un caso especial ya que su órbita es la más inclinada (18 grados) y la más elíptica de todos los planetas . Por esto, por parte de su órbita, Plutón es más cercano al Sol que Neptuno. El eje de rotación de muchos de los planetas es casi perpendicular al eclíptico. Las excepciones son Urano y Plutón, los cuales están inclinados hacia sus lados.
 
Mas allá de nuestro Sistema Solar.
Una nave espacial que se encontrase explorando las regiones periféricas de nuestro sistema solar podría viajar durante un largo tiempo sin ver muchas cosas. De hecho, durante la mayor parte del siglo pasado, los astrónomos pensaron que tampoco había muchas cosas que ver: a lo más el pequeño planeta congelado, Plutón, y su luna con forma de extraña pelota, Caronte. Quizás valía más la pena seguir de largo hacia una estrella lejana.

Pero, ¡un momento! Quizás las regiones lejanas del sistema solar no son tan aburridas después de todo. Ultimamente los astrónomos han encontrado que la frontera más allá de Neptuno, lejos de estar vacía, está plagada de miles de objetos oscuros y misteriosos -- suficientes para hacer que un explorador estelar se detenga por un segundo a echar un vistazo.

Vistos desde la Tierra, estos tenues compañeros de Plutón se asemejan a cometas oscuros. Es difícil saber de que material están compuestos porque sus núcleos están cubiertos por una capa hecha de un pegote orgánico rojizo. Probablemente son una mezcla de hielo, roca y polvo. La mayoría son casi del tamaño de pequeños asteroides (de unos pocos km a unos pocos cientos de km de ancho), y recientemente han sido descubiertos unos pocos que son de un 30 a un 50% del ancho del planeta Plutón (2274 km). De hecho, dicen los astrónomos, podría ser sólo cuestión de tiempo antes de que los observadores encuentren uno tan grande como Plutón.

El primero de estos extraños cuerpos, a los cuales los astrónomos llaman Objetos del Cinturón de Kuiper (en inglés Kuiper Belt Objects ó KBOs), salió a la luz en 1992, descubierto por Dave Jewitt y Jane Luu -- dos científicos que no creían que las regiones externas del sistema solar estuvieran vacías. Comenzando en 1987, observaron obstinadamente los cielos en busca de objetos tenues más allá de Neptuno. Les llevó cinco años, mirando a través del telescopio de 2.2 metros de la Universidad de Hawaii, pero finalmente encontraron lo que estaban buscando: una manchita de color rojizo localizada a 44 UA del Sol --¡todavía más lejos que Plutón! Jewit (Universidad de Hawaii) y Luu (Universidad de California en Berkeley) quisieron llamar a su descubrimiento "Smiley" (Sonriente), pero desde entonces ha estado catalogado como "1992 QB1".
imagen
Impresión de un artista de como se vería todo desde el planeta Plutón.

La Vía Láctea.
imagen
Asi es como se vería la Vía Láctea, la galaxia en la cual se encuentra el planeta Tierra, aunque en realidad es imposible llegar a verla en su totalidad.


La Vía Láctea es la galaxia en la que se encuentra el Sistema Solar y, por ende, la Tierra. Según las observaciones, posee una masa de 1012 masas solares y es una espiral barrada; con un diámetro medio de unos 100.000 años luz, se calcula que contiene entre 200 y 400 mil millones de estrellas. La distancia desde el Sol hasta el centro de la galaxia es de alrededor de 27.700 años luz (8,5 kpc, es decir, el 55 por ciento del radio total galáctico). La Vía Láctea forma parte de un conjunto de unas cuarenta galaxias llamado Grupo Local.

El nombre Vía Láctea proviene de la mitología griega, y en latín significa camino de leche. Ésa es, en efecto, la apariencia de la banda de luz que rodea el firmamento, y así lo afirma la mitología griega, explicando que se trata de leche derramada del pecho de una diosa. Sin embargo, ya en la Antigua Grecia se tiene conocimiento de un astrónomo que sugirió que aquel haz blanco en el cielo era en realidad un conglomerado de muchísimas estrellas. Se trata de Demócrito (460 a.C. - 370 a.C.), quien sostuvo que dichas estrellas eran demasiado tenues individualmente para ser reconocidas a simple vista. Su idea, no obstante, no halló respaldo, y tan sólo hacia el año 1609 de nuestra era, el astrónomo Galileo Galilei haría uso del telescopio, que había sido descubierto recientemente en un país vecino, para observar el cielo y constatar que Demócrito estaba en lo cierto pues, por donde quiera que mirase, éste se encontraba lleno de estrellas.

Fenómenos mas allá de nuestra Galaxia


Los Agujeros Negros
Un agujero negro u hoyo negro es una región del espacio-tiempo provocada por una gran concentración de masa en su interior, con enorme aumento de la densidad, lo que provoca un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera los fotones de luz, puede escapar de dicha región.

La curvatura del espacio-tiempo o «gravedad de un agujero negro» provoca una singularidad envuelta por una superficie cerrada, llamada horizonte de sucesos. Esto es debido a la gran cantidad de energía del objeto celeste. El horizonte de sucesos separa la región de agujero negro del resto del Universo y es la superficie límite del espacio a partir de la cual ninguna partícula puede salir, incluyendo la luz. Dicha curvatura es estudiada por la relatividad general, la que predijo la existencia de los agujeros negros y fue su primer indicio. En los años 70, Hawking y Ellis[1] demostraron varios teoremas importantes sobre la ocurrencia y geometría de los agujeros negros. Previamente, en 1963, Roy Kerr había demostrado que en un espacio-tiempo de cuatro dimensiones todos los agujeros negros debían tener una geometría cuasi-esférica determinada por tres parámetros: su masa M, su carga eléctrica total e y su momento angular L.
imagen
Se cree que en el centro de la mayoría de las galaxias, entre ellas la Vía Láctea, hay agujeros negros supermasivos. La existencia de agujeros negros está apoyada en observaciones astronómicas, en especial a través de la emisión de rayos X por estrellas binarias y galaxias activas.

Abajo se puede apreciar un agujero negro absorbiendo la materia contenida en una estrella cercana.
imagen



Los Quásares
Un cuásar ó quásar (acrónimo en inglés de QUASi-stellAR radio source) es una fuente astronómica de energía electromagnética, incluyendo radiofrecuencias y luz visible.

En 2007, el consenso científico es que estos objetos están extremadamente lejos, explicando su corrimiento al rojo alto, son extremadamente luminosos, explicando por qué se pueden ver a pesar de su distancia, y muy compactos, explicando por qué pueden cambiar de brillo con rapidez. Se cree que son núcleos activos de galaxias jóvenes.
imagen
Arriba quásar 3C 273 visto por la cámara de exploración avanzada del telescopio espacial Hubble.